Vida diaria en Kabul

Si haces click aquí, puedes consultar “Vida diaria en Kabul”. Periodismo documental. Mucha cotidianeidad y poca espectacularidad.

Vida diaria en Kabul

Sin titulares al estilo de “la isla de las cabezas cortadas” ni exclusivas. No he sido el único en filmar casi nada de lo que se muestra en este documental de nueve capítulos ni el único en escribir lo escrito. Probablemente no he corrido demasiado peligro ni he vivido momentos de tensión extrema mientras trabajaba. Aún en guerra no siempre hay guerra. La guerra no sucede todo el tiempo en todos los lugares. Incluso en las peores guerras (y no dudo que Afganistán compita por ese título) hay momentos de tranquilidad en los que sentarse a escuchar sin estridencias. 

¿Empotramientos? De acuerdo, pero los mínimos, y para explicar que empotramiento es, casi siempre, sinónimo de propaganda, de alguna propaganda. Periodismo sin casco ni chaleco antibalas. Cuanto menos se llame la atención, mejor. 

Con patrocinio. Con coherencia. El Institut Catalá Internacional Per la Pau quiere contribuir a transmitir ciertos puntos de vista. Servicio público. 

Todos tenemos un enfoque. Desde el primero al último. Quien diga lo contrario miente como un bellaco. Entre EL CORTE INGLÉS o REPSOL y el Institut Catalá Internacional Per la pau, se pueden elegir motivos. Y la construcción de la paz es, probablemente, uno de lo más legítimos. Contribuir a un acercamiento pausado, desde abajo y sin obligaciones ni deudas de la realidad afgana puede ayudar, al menos, a que el público integre argumentos apegados a la realidad sobre el terreno y no a intereses económicos o empresariales ni a propagandas gubernamentales, tan confundidos últimamente con el periodismo. Aunque la realidad no nos guste. Pese a que difiera de lo que queremos escuchar. 

¿Una solución para Afganistán?, ¿Una estrategia para construir la paz?

Que los afganos hablen entre ellos. Todos. Sin limitaciones. Sin condiciones previas. A ser posible, sin intervención extranjera. Ni la norteamericana ni la que viene de sus hermanos musulmanes. No hay muchas más vueltas que darle. Los extranjeros, salvo en un caso concreto, que tiene nombre, el de los que se dedican a aliviar el sufrimiento de las víctimas civiles de la guerra, hacen más daño que menos. Poco bueno pueden llevarle a ese país. 

El formato, internet, la paciencia y la confianza. La televisión anda en otros temas. La prensa tradicional, a estas alturas, ni se entera de lo que podría intentar si creyese en su función más allá de la rentabilidad inmediata. Con el fútbol y las ruedas de prensa, fáciles y baratas ellas, no hay quien compita.

La licencia, Creative Commons. La cultura y la información se defienden compartiéndola. Los idiomas, cuatro. El bilingüismo catalán sirve como detonante para ampliar este proyecto al inglés y el francés. En internet no hay fronteras y el objetivo, llegar a la mayor cantidad de personas interesadas que nos sea posible.

El medio, Periodismo Humano. Porque apuesta por el formato. Por el vídeo y el texto, por los especiales documentales. 

 

 

Pero sobre todo, el agradecimiento y la deuda, profundos. El primero a Ricardo García Vilanova. Gran compañero de viaje. Fotógrafo. Pero compañero de habitación en Kabul ante todo. 

Stefano Casella (ese gran color), Cristian Bettini (ese mundo virtual que nunca comprenderé) y Sarah. Nunca alcanzaré a comprender vuestra santa paciencia, cada uno en lo que os toca aguantarme.   

Y especialmente a quienes confian. A quienes apoyan. A quienes producen contenidos diferentes, propios y de calidad. Por servicio público y por construcción de paz a través del conocimiento. Primero Irak, ahora Afganistán. Tica, Elena, Rafael, Celia y el resto de miembros del ICIP (Institut Catalá Internacional Per la Pau) porque sois pacientes y sabeis que la fruta no se recoge de un día para otro.

Porque conmigo y otros cuantos están contribuyendo a sus objetivos y permitiendo que algún que otro freelance continúe desarrollando su vocación. Somos los últimos de Filipinas y sin vosotros sería más que absolutamente imposible.

Esta profesión resiste un poquito más gracias a vosotros. En el fondo, somos todos unos románticos.

Gracias. 

[/capt

Anuncios

§ 3 respuestas a Vida diaria en Kabul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: